NOSOTROS  
Hoy el coco de los petaqueros continúa en manos de la familia de Miguel Fernández, quienes lo recuerdan con gran cariño, contando siempre buenas historias sobre el fundador: "Tenía gran personalidad. Era un hombre muy dinámico y serio en sus compromisos, pero al mismo tiempo dicharachero. Su gran virtud era la creatividad: él mismo inventaba los lemas que usaba en los comerciales". Así es como el coco de los petaqueros sigue siendo el vivo recuerdo de Miguel Fernández.
Somos fabricantes... precios especiales de mayoreo.